caen las piedras silentes…

Caen las piedras silentes. El suelo desnudo golpeado por la lluvia infértil y nosotros mariposas de alas pesadas, húmedas, sorteando la lluvia de la muerte. No podemos detenernos, nuestros pies se resisten pero no podemos detenernos. Raras figuras, estelas cortadas por la explosión. He perdido la dirección. No sé el camino. Un aviso calla. Un relámpago anuncia y nos deja. Grito de la serpiente en la explanada, salto de la fiera perseguida, el azar del colibrí dentro del cielo gris. Unos pies dormidos, inertes. Una manta que cubre. Las piedras caen una tras otra, llover de la dureza, cascada del dolor interminable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s