mañana que se abre en dos…

Mañana que se abre en dos. Viento cortado. Una estela y las palabras  corriendo a un lado, a otro, como ratas asustadas. El tiempo y  sus  tijeras de sal.  

Viejas aves te han sobrevolado la memoria. Te ensordecen y sus  picos te escarban, todavía, el reverso de los ojos. Nada hay.  Sólo un cielo blanco, sin viento, que perece.  Un  invierno que posa para su foto de almanaque. Unas flechas que caen, vencidas, por su propia trayectoria.

Un silencio de náufragos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s